Carga adecuada

Carga adecuada

Para evitar la sobrecarga de los neumáticos, mantenga la presión de inflado adecuada y nunca exceda la capacidad de carga del vehículo, el índice de peso bruto del eje (GAVR) o la clasificación de peso bruto del vehículo (GVWR) indicados en la placa de las llantas del vehículo, la etiqueta de certificación o el manual del propietario del vehículo. La carga del vehículo también debe distribuirse de modo que los ejes, las llantas o doble llanta no se carguen en exceso.

La carga máxima para cada llanta está moldeada en su banda lateral (junto con la presión de inflado máxima para esa carga). Nunca exceda los límites máximos indicados en la llanta, rin o rueda.

Para mejorar la eficiencia del combustible, reduzca el peso del vehículo tanto como sea posible mediante la eliminación de elementos innecesarios de las áreas de almacenamiento de carga (además de mantener las llantas debidamente infladas).

 

La baja presión de inflado o la sobrecarga de una llanta provoca acumulación excesiva de calor y daños estructurales internos. Esto puede causar una falla de la llanta, incluida la separación entre la banda de rodamiento y el cinturón, incluso en una fecha posterior, lo que puede ocasionar un accidente y lesiones personales graves o la muerte.

Sobrecargar un vehículo puede tener otras consecuencias graves de seguridad, como falla de las ruedas o de la suspensión, mayor distancia de frenado o falla de los frenos (particularmente en pendientes pronunciadas), y disminución de la maniobrabilidad o estabilidad del vehículo.

Consulte la placa de las llantas del vehículo, la etiqueta de certificación y el manual del propietario para conocer los límites de carga recomendados del vehículo y las presiones de inflado de las llantas.

 

Si está remplazando las llantas de tamaño original por llantas de diferente tamaño, las llantas de reemplazo deben tener igual o mayor capacidad de carga y capacidad de presión de inflado que las llantas originales.

Remolque: Si prevé el uso de un remolque, debe consultar con su profesional de servicio de llantas para que le aconseje sobre el tamaño correcto y la presión de inflado de las llantas. El tamaño y la presión de inflado de las llantas dependen del tipo y el tamaño del remolque y del enganche utilizados, pero nunca superan la presión máxima de inflado en frío o la capacidad máxima de carga de las llantas. La única forma segura de evitar la sobrecarga es pesar, eje por eje, el vehículo completamente cargado en una báscula de plataforma confiable. Revise la placa de las llantas en el vehículo y el manual del propietario proporcionado por el fabricante de su vehículo para obtener más recomendaciones sobre el uso de remolques.

Consulte siempre el manual del propietario de su vehículo para recomendaciones de carga e instrucciones especiales.

Siga rodando